viernes, 21 de septiembre de 2007

Lamentablemente Murió Andrés Aubry



A don Andrés Aubry lo conocí en 1997, cunado fui a San Cristóbal a realizar unas entrevistas en video para la Universidad Autónoma Metropolitana, ya lo había leído en La Jornada y conocía algunos de sus trabajos sobre los indígenas en Chiapas, sobre las formas de explotación de los grandes terratenientes y había estado en algún evento donde él era ponente, pero de estar cerca de él y platicando, no había sucedido sino hasta ese año.

En ese primer encuentro fuimos a su casa, aquella que está en el barrio del Cerrillo, donde nos recibió Angélica, su gran compañera de travesías y de pasiones, a la puerta salieron sus perros, fieles acompañantes en sus viajes y sus paseos por San Cristóbal, en esa ocasión Andrés ya nos esperaba sentado cómodamente, arropado por ese chaleco de lana inseparable, sus botas largas, yo pensé que de antropólogo, no sé por qué, de cerca era un señor que desprendía cierta amabilidad, confianza e interés.

Ahí lo entrevistamos sobre la historia de la lucha de los indígenas, el trabajo de la CONAI en la mesas de negociación de San Andrés, de la autonomía y sus significado en los Acuerdos y en los pueblos indígenas de Chiapas, sobre el zapatismos; en aquella ocasión me llamó la atención su acento tan francés a pesar de llevar tantos años en México y su pasión con la que platicaba las cosas y la historia.

Aquella conversación se llevó dos horas, tiempo que se me hizo corto, pues yo quería seguir escuchando las historias, las anécdotas y su opinión sobre Chiapas, los movimientos indígenas en los últimos 30 años; recuerdo que yo estaba embelezado con aquella pareja, le comenté a Adriana, mi ex compañera, que me gustaría haber tenido unos abuelos como Angélica y Andrés.

Los volví a ver poco tiempo después, cuando acudimos al Archivo Diocesano a buscar alguna información y documentos para nuestra investigación, Archivo que con esmero y cariño organizaron metiéndose a los sótanos de la catedral, de los papeles amarillentos que unos y otros encontraban en casas, en bibliotecas y archivaban de manera organizada.

Andrés y Angélica fueron presencias constantes durante todos los años que estuve y trabajé en Chiapas; Andrés siempre estaba en los eventos que organizaban las ONG´s y las organizaciones indígenas, era una presencia constante y una opinión siempre optimista del desarrollo del movimiento indígena y del trabajo pastoral de la diócesis de don Samuel Ruiz.

Cundo entre a trabajar al centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, don Andrés siempre llegaba, o casi siempre, a las reuniones de equipo con asesores y el Consejo Directivo; siempre tuvo una palabra de reflexión y de ánimo, siempre estuvo convencido de que los indígenas zapatistas iban a ganar su lucha por la autodeterminación.

Andrés no era un viejo antropólogo engreído, era uno de los más modestos conocedores de Chiapas y sus culturas, siempre estaba dispuesto a compartir sus saberes, sus anécdotas estaban plagadas de historias personales, incansable viajaba por las carreteras para estar presente en todo evento histórico, fuera en la selva, en la costa, en las cañadas o en la ciudad real.
Con él compartí reflexiones, carretera, cama y comida cuando el delegado Zero salió a recorrer Chiapas para promover la Otra Campaña en enero de 2006, en este viaje, Andrés puso su auto y su experiencia en las carreteras para acompañar esa travesía, nunca se quejaba de la comida, de las condiciones para dormir, de los largos trayectos de un lugar a otro, de la falta de organización o los excesos de sobre protección al delegado Zero.

Andrés siempre tenía una historia que contar de las organizaciones con las que se acudía, de la historia del municipio y hasta del proceso geológico que había formado esta o aquella serranía; en aquella ocasión recuerdo haber comentado que me gustaría mucho llegar a esa edad con el dinamismo que Andrés poseía, esa fuerza y esa alegría que proyectaba a todos los demás, que aunque más jóvenes menos resistentes.

En alguna ocasión me cometo que teníamos que sentarnos para que le platicara por qué tanta gente me seguía reconociendo en la UAM después de haberla dejado hace tantos años, vino y conversación que quedó pendiente para más después. Fui a la presentación del último libro que publicó, y ahí pensé que sería una privilegio que Andrés fuera lector de algún libro que publicara, cosa que también se quedo pendiente.

Andrés es una de esas personas que se te mete al corazón, que te enseña a que el conocimiento, si no se comparte no sirve de nada, de esos intelectuales que demostró que de nada sirve serlo si no estas al servicio de las causas sociales, de esas personas que son ejemplo del gusto por el conocimiento y la modestia, es de esas personas que te muestras que el corazón y la cabeza serán siempre jóvenes si hay interés de nuevas experiencias y nuevos saberes, es de esos intelectuales que combinan la academia, el saber empírico y la causa.

Andrés dejó marcado en mi corazón el amor por el conocimiento compartido, la alegría del pensamiento que se mueve y no se queda enquistado, que no se detiene a regodearse en su vanidad, dejó marcado en mi el que las historias hay que contarlas, sea en libro, de voz, en un documental, en lo que sea, pero contarlas y compartirlas.

Andrés y Angélica fueron los abuelos que siempre desee tener y tuve el privilegio de conocer, Andrés deja mucho por delante, por que es a nosotros que nos toca continuar con esa actitud y esa labor incansable, hombre de gran conversación y amena compañía; hombre de saberes compartidos y modestia poco frecuente.

Cuando me enteré de su muerte por parte de Marina, su nieta francesa adoptiva, al principio sentí confusión, pues saber que había muerto en un accidente de carretera siempre me resultó trágico, pero poco tiempo después pensé que murió como él era, incansable caminante de caminos, recorriendo las carreteras de Chiapas que las conoció muy bien; murió en su momento y en movimiento, como siempre lo estuvo.

Definitivamente su perdida es irreparable, es trágica por que de esos hombres no se dan seguido en el mundo, él a pesar de su acento ya no era el antropólogo francés, sino el intelectual orgánico de los movimientos indígenas, el amigo y maestro; Andrés es parte de los que le conocimos y jamás podremos olvidar, pues nos ha mostrado el camino.

Andrés, queda ese vino y esa platica pendiente, desde el D.F. te digo salud y ya nos veremos para que ahora me cuentes la historia geológica del más allá, para que me cuentes la lucha histórica entre el bien y el mal, entre el más allá y el más acá; seguro nos veremos y recorreremos nuevamente los caminos, que tú ya conocerás como la palma de tu mano.

Hasta siempre Andrés.



martes, 18 de septiembre de 2007

15 de septiembre, Zócalo, Ciudad de México


Mañana del 15 de septiembre en el Zócalo.

Turismo de alto riesgo
Paseo sabatino en el Zócalo.
¿A buen resguardo?

Militares vestidos de civil resguardan Palacio Nacional

Señora frente a militares vestidos de civiles

Con Obrador

Iglesia y Estado

Increpando a los militaresa

Reten militar, vestidos de negro su uniforme
no traían insignias de ninguna fuerza pública, anticonstitucional.

Reten de control militar

Vigilancia personalizada, o de disuación,
como gusta decirle la autoridad.

Vigilancia personalizada, o de disuación,
como gusta decirle la autoridad.

Aunque no les guste, Obrador presidente legitimo,
coreaban miles de personas

Aunque desde el escenario oficial no querían verlo,
las pancartas y las consignas en favor de Obrador y en contra
de Felipe Calderón resonaban en la plancha del Zócalo

sábado, 8 de septiembre de 2007

Regresó la censura con los gobiernos panista.


Recientemente, el 1 de septiembre, fuimos testigos todos los mexicanos de un acto de censura bárbaro por parte del gobierno panista de Felipe Calderón, cuando desde la Secretaria de Gobernación encabezada por Francisco Ramírez Acuña, ex gobernador de Guadalajara y responsable de violaciones a derechos humanos, se dio la orden de no transmitir el mensaje de la presidenta de la mesa del Congreso, la perredista Ruth Zavaleta.

Casi al mismo tiempo, el director de cine Luis Mandoki dio a conocer la censura de la que fue objeto por parte de Cinepolis, presumiblemente presionados por Gobernación, para negar la proyección de su documental que testimonia el fraude electoral del 2 de julio de 2006.


Uno piensa que esas cosas no llegan a los mortales como puede ser cualquier otro ciudadano que trabaja en la comunicación o en medios independientes, pero qué va, ayer me enteré que sí, que la censura del gobierno de Felipe Calderón, mejor conocido en el bajo mundo como Fecal, llegó a todas las instancias institucionales, espero que no para quedarse.


Como algunos de ustedes sabrán, yo he trabajado el video de manera independiente desde hace más de 10 años, en Chiapas realicé un buen número de trabajos documentando el conflicto armado interno no resuelto, o sea, el levantamiento del EZLN y realicé varios trabajos de promoción en video de organizaciones sociales y ONG´s.

Resulta que uno de los trabajos, el documental La guerra contra los pueblos zapatistas, realizado en colaboración con el periodista Jesús Ramírez Cuevas en 1999, lo estuvimos promocionando desde entonces, y hasta la fecha ha sido proyectado en festivales, en redes de comunicación y es parte de varias videotecas en Guatemala, México y España.


El documental, dice la sinopsis: “rescata imágenes y testimonios de los pueblos zapatistas en resistencia quienes han sufrido a manos de policías y el ejército federal diversas agresiones, el documental es testimonio de los agravios en el año de 1998 contra su propuesta política organizativa: los municipios autónomos. Testimonios de una guerra disfrazada y la respuesta civil de los pueblos zapatistas”.

Pues bien, recientemente, los organizadores del Encuentro Hispanoamericano de Video Documental Independiente, Contra el Silencio Todas las Voces, abrieron un espacio de proyección en Televisión Educativa (institución que depende de la Secretaría de Educación Pública, encabezada por la fiel amiga de Felipe, Josefina Vázquez Mota), un nuevo espacio para mostrar los trabajos de realizadores y realizadoras que han participado en el Encuentro desde el año 2000.


Mi buen amigo Cristian Calonico nos invitó a Jesús y a mi, como a muchos realizadores más, a participar de este nuevo espacio, así que nos solicitaron una entrevista a la que acudimos gustosos para dar nuestra palabra sobre el documental y la relevancia del testimonios de realizadores independientes frente y en compromiso con los movimientos sociales.


El programa se iba a transmitir en el canal 145 de televisión digital de Cablevisión en su barra del mes de julio, mismo que nunca vimos y pensamos que probablemente lo habían reprogramado para otra fecha, pero ayer que fui a visitarlos para saber qué había sido de él y cómo iba el programa pues me dieron la noticia.


Resulta que nuestra entrevista y el docu no se transmitió por que a las autoridades de Televisión Educativa de México, les pareció que “no era un buen momento político, que mejor dejaban pasar el momento y los trasmitían luego”, Lilia, la segundo de abordo de Cristian, me comentó que muy probablemente también nuestro currículo había sido “responsable” de la censura, pues Jesús es productor de La Verdad Sea Dicha y yo soy cámara y uno de los editores del mismo programa de televisión del gobierno legitimo que encabeza Andrés Manuel López Obrador.


Yo al momento no sabía qué sentir, si enojo por la censura tan descarada que se está dando en todos los espacios y niveles desde que llegó Felipe Calderón a la presidencia, o sentirme alagado y confirmar que mi trabajo va en buen camino, pues si les molesta a los de arriba es que vamos bien.
Pero ya pasada la sorpresa pues me puse a pensar que la censura regresó, y como decía en mi reflexión anterior sobre el 1er. supuesto informe de gobierno de Fecal, la actitud de censor de Gobernación es igual a la que vivimos bajo el yugo de los gobiernos priístas de los años 60, 70 y 80.

La censura de la que fuimos objeto no tiene nombre, o sí, son chingaderas pues, es miedo a la crítica, miedo a las posiciones divergentes, al verdadero debate, a la memoria, a la opinión de los ciudadanos que estamos fuera de las esferas del poder o de las instituciones, es intentar controlar la información a como dé lugar que le llega a los ciudadanos, es ocultar hechos que no se miran en la televisión convencional.


La censura está llegando a todas partes, los medios y las personas independientes que hacemos comunicación, que intentamos nuevas formas o abrir nuevos espacios, nos están negando las opciones, o dejándonos sólo el Internet por que todavía no lo tienen del todo controlado, digo que no lo tienen todo controlado por que en mi experiencia en varios colectivos ha sido que de pronto se nos “caen” nuestras páginas web o blog, se bloquean, dependiendo el contenido y la coyuntura.


Con Fecal regresamos al pasado, uno que pensábamos ya habíamos superado, peor aún, se habla de libertad de expresión mientras se bloquea a quienes hacen uso de este derecho y no juegan con el poder o los aparatos de poder, por ello más que nunca la necesidad de redoblar esfuerzos y ampliar iniciativas independientes de comunicación e información.


Quienes hacemos periodismo independiente no somos testigos de la historia, somos actores de nuestra historia, somos medios muchas veces de voces que no tienen acceso a tecnologías negadas por la marginación y la pobreza, somos vehículos de divulgación, somos parte fundamental de la memoria de nuestro pueblo, somos parte de la consciencia crítica de nuestra gente.

Los gobiernos han intentado por diversos medios cerrar espacios de producción y transmisión, de por sí no hay muchos pues, han reducido presupuesto a IMCINE, se monopolizan las salas de exhibición, las cadenas de televisión privada simplemente pasan de lado de los documentales sociales y las producciones independientes, las televisoras estatales tienen muy poco espacio para estos trabajos; hacer documental independiente en México de por sí es complicado, y ahora con la censura galopante y la derecha recalcitrante, se pretende censar lo que se transmite por los canales privados y públicos.

En la guerra sucia del 2006, la propaganda del PAN y de los empresarios afines, difundieron un spot comercial donde se decía que AMLO era un peligro para México, después de 9 meses del gobierno de Fecal y sus conservadores de “levita”, hemos sido testigos y víctimas de quienes en verdad son un peligro para las libertades democráticas, estamos viviendo el retrocesos más acelerado en al vida pública y social de nuestro país, por eso coincido con el nombre del Encuentro de Video Documental Independiente: Contra el silencio, todas las voces; contra el olvido, la memoria; contra la censura más canales de comunicación independientes; contra el vacío de las instancias de cultura, como dicen mis buenos amigos de Fotógrafos Independientes, la resistencia cultural.

jueves, 6 de septiembre de 2007

¿Primer informe de Gobierno de Fecal?



El pasado 1 de septiembre vivimos los mexicanos una extraordinaria sesión del Congreso y de un informe de gobierno que no lo fue; las expectativas eran altas durante los días previos, la gente se preguntaba si Felipe Calderón iría a la Camara de Diputados a rendir su informe; lo dejarían los perredistas?; veríamos una lucha como en diciembre cuando a chaleco asumió el cargo? El Estado Mayor Presidencial tenía otro operativo sorpresa como el de ese diciembre? Se daría un debate entre el llamado presidente espurio y los representantes de los partidos de oposición, por que representantes del pueblo ya está claro que no lo son.

El caso es que las fuerzas políticas institucionales llegaron al acuerdo previo el 1 de septiembre, los perredistas se retiran antes que Fecal llegue, Fecal entrega y da su mensaje, más que breve y se va, y las fuerzas políticas que quedan en el recinto pues se hacen pato, ya no hay más que hacer sólo irse, si las dos fuerzas en conflicto no estarían en el recinto, para qué alargar el letargo.

Lo novedoso de este primer informe de gobierno, además de que no había logros que informar, fue que, uno, el discurso de la presidenta de la mesa en la Camara, la perredista Ruth Zavaleta, pidió comprensión por retirarse pues no considera a Felipe Calderón presidente legitimo; dos, la transmisión oficial del evento corto el mensaje de la perredista aduciendo posteriormente que hubo “fallas técnicas” (sic); tres, que Felipe Calderón la mañana del domingo 2 de septiembre hizo su propio evento de informe con sus invitados especiales.

Veamos lo que significa uno por uno de los eventos mencionados; en primer lugar, el discurso de Ruth Zavaleta, si bien fue breve, su gran merito es la consistencia y el hecho que una representación institucional a cargo de la presidencia de la mesa del Congreso Federal declarara abiertamente ilegitimo a un presidente que tiene 9 meses en funciones; Zavaleta no sólo respondió a Fecal de facto, sino que lo desconoció ella y toda la bancada perredista, poniendo en entredicho ante los ojos del mundo la legitimidad y liderazgo del michoacano.

Dos, la censura por parte de las autoridades federales, Secretaria de Gobernación en particular, y la asociación de las dos televisoras TV Azteca y Televisa, para no transmitir el discurso de Ruth Zavaleta. Posteriormente y sin previo aviso, sin introducción, sin contexto, los ciudadanos vimos como se cortaba la transmisión de la programación normal en televisión para poner sólo el discurso de la perredista, cosa que la mayoría de los televidentes seguramente vieron como, esa sí, una falla técnica, sin dar oportunidad de entender nada de lo que se estaba transmitiendo, es decir, le quitaron peso político e impacto mediático al discurso de Zavaleta al transmitirlo de esa forma.

Con este ejemplo de intolerancia, uno más por parte de la ultra derecha en el poder, queda claro que no hay contemplación, ni sensibilidad, ni habilidad política, sino mero empecinamiento y viejas formas conservadoras de imponer la voluntad de unos bárbaros frete a la ciudadanía sin consecuencia aparente. El Secretario de Gobernación, el conservador Francisco Ramírez Acuña, dijo que fue un error técnico y el coro de fariseos panistas lo repitió sin chistar; quién dice yo?, yo le creo, yo no. Horas después despidieron al director de Centro Producción de Programas Informativos y Especiales (Cepropie), uno se pregunta, ¿un error técnico vale el despido de una persona? Definitivamente yo creo que no, usted sí?, la pregunta es quién dio la orden de censurar, y claro como Francisco Ramírez Acuña está acostumbrado a la brutalidad y la impunidad, le importa muy poco lo que se diga de está demostración de barbarie política.

Tres, pero por si fuera poco a está falta de inteligencia o habilidad política, le siguió el evento, ese sí relevante para Felipe Calderón, rendir su informe frente a sus invitados, amigos y socios; lo que presenciamos el domingo fue el colmo del cinismos del grupo gobernante, pues se hizo una ceremonia para los medios de comunicación y los socios del “cartel Fecal”; a quién le importan los diputados y senadores del país, a quién le importan los ciudadanos, si quienes realmente piden cuentas son las cadenas de televisión, los empresarios de derecha, el panismos yunquista y todos aquellos que impusieron a Calderón en la presidencia.

Malas, más malas señales para los mexicanos y mexicanas que presenciamos como el verdadero peligro para México gobierna el país, el domingo presenciamos la desfachatez de un grupo que gobierna para sí, un grupo que sólo rinde cuentas a sí mismo, que hace de las instituciones, de por sí débiles, rehenes de sus intereses mezquinos. Si el protocolo del informe presidencial ya era caduco de por sí, con Calderón ya ni siquiera es protocolario, es innecesario.

Ahora los ciudadanos tenemos que hacer nuestro propio recuento de los daños de un gobierno cuestionado e incapaz de ser sensible ante la agenda social apremiante, baste ver los servicios de salud en las dos últimas administraciones, dicen que las reformas y cambios son para mejorar pero los servicios cada vez son peores y más reducidos, más discriminatorios y más carentes de sentido social; baste ver las alzas en los precios de la tortilla y el beneficio que esto a traído a los acaparadores y a las grandes cadenas comerciales.

Hay que ver la agenda fiscal de Fecal, que pretende aumentar impuestos y gasolina, proponiendo una tasa inflacionaria irreal, mientras que la real sigue en aumento y más aumentará si logran las reformas con su agenda fiscal; baste ver a los militares violando mujeres, golpeando ciudadanos, matando civiles y violentando las garantías humanas por todo el país; baste ver la impunidad y el amasiato en Oaxaca; baste ver la taza de desempleo que ha venido creciendo con el autodenominado presidente del empleo.

Quién puede decir que avanzamos en la democracia? Quién puede decir que se respetan los derechos humanos y la libertad de expresión? Quién puede decir que hay un gobierno legitimo?

Al más puro estilo de las dictaduras latinoamericanas de los años 70, la ultra derecha gobernante avanza sin considerar ni la forma ni el fondo; peor aún, nos hace pensar en que hasta los gobiernos priístas que le precedieron eran más sensibles, aunque fueran una bola de sátrapas que viven y gozan de impunidad; con Calderón tenemos a un “enano” haciéndose sentir grande; a unos conservadores del siglo XVIII haciéndose pasar por modernos liberales.

Muy malas señales nos dejan el 1 de septiembre de 2007, fecha que seguro tendrá repercusiones a futuro y que no quedara en el olvido de la historia, pues es un parte aguas entre el cinismos priísta y el cinismo panista de ultra derecha que pretende sepultar las instituciones, que aunque malas, tenían su parte rescatable, hoy vemos que ni protocolos, ni instituciones valen el menor esfuerzo político en un grupo que asaltó el poder el 2 de julio de 2006 y que no se ve se detenga ante nada ni ante nadie, quizá sólo cuando sus socios del “cartel Fecal” se harten de sus personajes, darán un giro, eso sí, seguro no será para bien.