sábado, 31 de marzo de 2012

No me define lo que fuí, sino lo que soy


Él dijo, caminaré por el desierto desolado, y al emprender su marcha encontró flores, cactus, espinas, coyotes, aves, y supo al fin, que jamás estaría solo. (Noé PinedA)

 Abarcan mis brazos para tocar la luz, el sol, el amor, la noche, el trabajo y la alegría de ser quien soy.

Ofrenda para la mamá, para la tierra, para la Pacha, para que la vida siga.


Vive los elementos, toca la vida, alimenta a tus semejantes, reconocete en ellos, reconforta tu chul'el, galopa...

El fuego interno no quiere quemarnos, quiere iluminarnos.

  Las formas, colores, manifestaciones de la vida, son excepcionales y tan cercanas. 

Mis oídos, como mis ojos, siguen alimentandose del canto de la vida, me he dicho, no más palabrería inútil, no más ilusiones estériles, no más deseos impacientes, no más de otros brazos que no sean mis brazos. 

Sonido ambiental

No hay comentarios: