lunes, 23 de abril de 2012

De sur a norte, norte a sur en la palabra

Hombre que cae
Los tragos se liberan sorbo a sorbo

de la botella donde han estado presos

por años, y el genio de genios

toma forma en la cabeza

del nuevo recipiente,

desplaza otras ideas:

“para caer entero

total

y ser mi muerte”

se oye decir,

se regodea en su palabra:

“para que me acumulen himnos

luto

ceremonia”


Hay furia en los aplausos,

hay lágrimas futuras

mientras dice

“aturdido animal que anda y se cae”

en su vieja costumbre de memoria

en su joven historia

en su gloria.

La soledad y la gente son ahora sus fantasmas,

el cuarto es sala de espera,

desierta terminal.

“moriré hacia atrás” dice su voz,

recomenzando el viaje al fondo del poema,

tobogán por el que se desliza

enfermo de gravedad

hasta caer

en un rojo chapuzón de muerte

¿o acaso es negro?
Joaquín Vásquez


Ahora quiero gritar
Contárselo a mi sombra

Pero no
Hay ojos que vigilan
Cada ventana es una luz
La luz construye sombras
Oh amante
                   Sangre mía
¿A quién decirlo ahora?

Piedras descenderán sobre nosotros

Pero habrá que decírselo al frío y a mis manos
al perro y al silencio
Porque de otra manera
tanta felicidad me va a estallar adentro.

Efraín Bartolomé

"El Oficio de Arder" 1982 - 1997


“quizá ocurra que el mar valga la pena
que resulte fantástico rascarse
que tengan razón los que me desprecian
quizá no sea bueno hablar mucho del dolor
y sea más útil colaborar con la muerte pensándola con ganas
también es posible que uno esté equivocado
al ponerse a cavilar en serio sobre la vida
y a lo mejor jugar futbol tenga su esencia

pueda ser que el sombrero sea más importante que el sol
y lo más probable es que el muerto esté bien muerto
quizá reír, llorar,
amar
quizá”

No hay comentarios: