miércoles, 17 de febrero de 2016

La visita vaticana en San Cristóbal

El pasado 15 de febrero de 2016, Francisco I, o Jorge Bergoglio, visitó Chiapas, San Cristóbal de Las Casas y Tuxtla Gutiérrez. Visitaría la diócesis de Samuel Ruiz García, ese obispo acusado por los gobiernos de impulsar la guerrila zapatista y promover la insurrección indígena; Francisco I visitaría la tumba de Samuel, pero antes realizaría una misa.

Las expectativas fueron grandes, vino menos personas d elas que se esperaban, las pugnas entre gobierno estatal y municipal fueron una constante, el presidente municipal de SCLC estaba decidido a no recibir al representante del Vaticano, pues él es protestante, Manuel Velasco, hizo acto de una falta de tacto y diplomacia, al intentar apropiarse del evento católico.

El lunes 15 escribí: Pues los fieles, y no tan fieles, llegaron, para nuestra sorpresa estaban hoy por la mañana, hubo casi de todo: colados, "amigos del de la puerta"; amigos del gober, sí hubo sección VIP; hubo desplante de Manuel Velasco, que salió del protocolo y se fue a saludar, haciendo de un acto religioso vaticano, un intento chafa personal, luego echo andar su helicoptero con el Bergoglio todavía sin salir del evento, chafa, acción de juniorsuelo chafa. Pero creo que para mi todo valio la pena sólo por ver la escena de las monjas y el cura rompiendo el alambrado para que los fieles lograran acercarse a su "pastor".

Hubo, como siempre, bastante viceralidad en contra de la visita, muchas palabras se gastaron un poco más para destacar lo que no hizo Francisco I en la visita a San Cristóbal, por eso escribí el 16 de febrero: Ayer fui a hacer fotos, video, a hacer testimonio fotográfico del suceso dirían algunos. Vi a un pueblo católico bastante sui generis y acomodaticio. No fui a ver si se "caía la insitución católica" o si Jorge Bergoglio atentaba contra la institución que representa a nivel mundial, que no es poca cosa; como muchos presumiblemente intelectuales e intelectualas, "revolucionarios y revolucionarias", esperaban, eso no va a suceder ¿o después de más de dos mil años, no se habían enterado? Sucederá de a poco, como suceden las cosas grandes...

Ahora dejo por acá una pequeña crónica fotográfica de lo que vi en estos días de "bendiciones vaticanas" y vanalidades mundanas de un mundo material.












 


 








  

 


No hay comentarios: