lunes, 17 de diciembre de 2007

Hablando de las ONG´s

L´otro día platicando con algunos amigos sobre mis oportunidades laborales en el DF, salió el tema de las ONG´s en derechos humanos, a decir verdad no salió así nomás, sino que era parte de mi recuento de las oportunidades laborales en la ciudad capital; el caso es que alguién comentó que eran como “carroñeros”, algo así como buitres que sobrevuelan la desgracia humana.

Yo después de dos experiencias altamente desagradables en una muy conocida ONG radicada en el DF, pues asentí a decir que más que carroñeros eran poco profesionales y poco éticos, que para ser defensores de derechos humanos, lo más frecuente es que dentro de su organización se violan los derechos y hasta la dignidad humana de quienes ahí trabajan o quieren hacerlo; una amiga me dijo que sonaba a resentido, yo pues le dije que resentido no, sino indignado, por que cualquier persona por más alivianada tiene límites, o más bien, eso la hace alivianada.

La verdad es que mi argumento no partía de la experiencia resiente, sino de los varios años de haber conocido y trabajado en ellas o con ellas; les comentaba que había hecho mucho trabajo en video que nunca me habían pagado dignamente y que en muchas ocasiones ni atenciones había recibido, poco apoyo para realizar el trabajo y menos paga de la que cualquier otro trabajo me hubiera dado, que en eso de la atención la iniciativa privada les llevaba una mar de ventaja.

Salió el tema de los presupuestos y de los compromisos, de los principios y el lenguaje que utilizan al interior y al exterior, de las cosas que ahí se suceden y que no es políticamente correcto andarlas diciendo en público.

Uno de los temas de fondo son precisamente los fondos de las mismas y su compromiso de las ONG´s con sus financiadoras, ¿para quién se trabaja al final, para lo que exige la agencia o para la gente? Fue la pregunta obligada; yo dije que para la agencia más que para la gente en principio, y en segundo lugar para cada cual, es decir, para hacerse camino para instituciones públicas, instancias internacionales y cosas así, que muchos trabajaban ahí por que les daba prestigio y contactos, cosa normal y nada criticable, pero que su distancia con las causas y movimientos sociales era palpable, pues la mayoría eran técnicos o técnicas que hacían bien la chamba pero que cero relación real con la gente y organizaciones de base.

Que lo mismo trabajaban ahí que con agencies gubernamentales, con agencies gringas, italianas, francesas, etcétera que eran financiadas por las grandes empresas multinacionales, esas que tanto critican, y los gobiernos de derecha; de ahí salió el tema de los dineros de nuevo, decíamos que muchos se daban golpes de pecho ante el financiamiento de gobiernos locales, pero que no les producía ningún conflicto recibir dineros terciados de gobiernos de derecha o de gobiernos que por un lado dan “donaciones” a las ONG´s pero por otro apoyan invasiones en Irak, en Afganistán o intentos golpistas en Venezuela y Cuba.

De ahí regresamos al tema de la relación organizaciones populares y ONG´s, y ahí se dio la gran polémica, algunos decíamos que el hecho de diferenciarse del “pueblo pobre”. del Pueblo, en mayúsculas y dar a entender que no son parte de ese pueblo o pueblos se planteaba una gran pregunta ¿sino es un movimiento del pueblo que intenta transformar su realidad, entonces a qué pertenecen, por que no son parte de los gobiernos, aunque varias hagan su trabajo?

El debate se fue hasta altas horas de la noche, el tema fue dirigiéndose a la ausencia de auto crítica, de espacios de reflexión de su papel y el escenario actual, de los caminos de las organizaciones de base y su desconfianza ante los profesionistas oenegeneros; ante la ausencia de coaliciones con acciones concretas y su permanente estarse mordiendo la cola definiendo la realidad del contexto, actividad favorita de las ONG´s en derechos humanos, explicar lo macro sin entrarle a la auto critica y la reflexión de su papel ante los retos actuales.

De ahí saltamos al tema de la “promoción de la dependencia”, pocas organizaciones realmente trabajan para que la gente sea autónoma, sino que consciente o inconscientemente se promovía la dependencia a los profesionistas oenegeneros, más que a realmente promover la auto organización, la formación de cuadros de las organizaciones; un amigo dijo que si hacían eso se quedaban sin chamba y luego qué iban a hacer, cosa a la que varios dijimos que ese debía de ser un fin, desaparecer y no permanecer, pues la lógica de permanecer solo les dejaba el camino de fomentar paternalismo con la gente que acudía a ellas.

La conclusión fue que era necesario repensar a las ONG´s, que ya no eran lo que en los 70 u 80, que se necesitaba de la auto crítica y de la critica, de lo contrario se convertirán en una pesada loza para los movimientos sociales y como frecuentemente ocurre, tendrían que ir a la cola de lo que esta haciendo la sociedad y sus movimientos de base, y que seguirían acumulando poder y prestigio en función de la desgracia ajena.

La acotación que hicimos algunos fue que a pesar de lo mal que funcionan son una pequeña ayuda, pero que si se aferran a seguir viviendo de la gente que lucha por cosas tan básicas como comer, pues los movimientos se lo cobrarían más adelante, y ni que decir de la historia, pues la probabilidad de quedarse al margen de la misma estaba a la vuelta de la esquina.

La noche se fue haciendo más profunda y ya avanzados en la charla-reflexión, un cuate dice: pues a mi las ONG´s la verdad que me dan güeva, la verdadera transformación va a venir de los que luchan por comida, tierra, trabajo, cosas básicas, por que los oenegeneros son gente que recibe su sueldo cada quincena por hacerle al martir, que si no recibieran su salario lo más seguro es que harían otra cosa en cualquier lugar.

Yo guardé silencio, pues la verdad que ya a esas alturas de la noche pensar en las ONG¨s también me daba güeva

No hay comentarios: