jueves, 24 de abril de 2008

Algunas verdades sobre el petróleo

Recientemente hemos sido testigos de la toma de la Camara de Senadores y diputados por poco más de dos semanas por parte de legisladores del Frente Amplio Progresista (FAP) y de las llamadas Adelitas, comités de mujeres en defensa del petróleo, con la intención de evitar que la iniciativa presidencial que pretende privatizar la renta petrolera, se votara por legisladores del PAN y del PRI haciendo uso de su mayoría legislativa y de manera cínica a espaldas de la nación.

La ofensiva de la derecha se dejó ver y escuchar por todos lados, los medios de comunicación privados dijeron: es un secuestro, son violentos, no quieren debate, quieren dividir al país, todos usaron el mismos lenguaje, panistas, priístas y medios de comunicación en voz de los autodenominados periodistas, lenguaje tan común en todos sólo provoca sospecha, están todos coludidos y todos quieren que se abra PEMEX para poder comprar e invertir y llevarse las jugosas ganancias que deja el almacenamiento, la transportación y el refinamiento del petróleo.

La toma tuvo por objeto evitar una votación mayoritaria a favor de la iniciativa y sin debate ni participación de los interesados, todos los mexicanos, pues como bien sabemos, la opinión de los mexicanos y su participación en la vida pública es lo que menos importa a la clase política y rapaz del PRI y el PAN. La propuesta del FAP y el movimiento de las Adelitas es claro, debate público y referéndum en un tema que es de interés nacional, pues es un bien de todos los mexicanos, así como el espacio aéreo o el espacio de trasmisión de las señales de radio y televisión.

Quienes se han opuesto a estas iniciativas son aquellos que han vendido las empresas del Estado a particulares, después de sanearlas con dinero público, privatizadas, vueltas a estatizar y vueltas a vender, como lo fue Telmex, Aeromexico, Mexicana, los bancos, las carreteras, los ferrocarriles, Imevisión y tantas otras empresas estatales regaladas a una clase empresarial corrupta y cínica, que se han asociado con la clase política que ha hecho de la política la forma más rápida para hacerse millonarios.

A pesar de toda crítica desleal, de todo linchamiento priístas y panistas, aceptaron un debate, o la simulación del debate con una duración de 70 días a partir del 12 de mayo, pero no aceptan un referéndum. A pesar de aceptar la simulación de debate, las posiciones están definidas, nada de lo que se diga ahí va a cambiar los votos de los panistas, quizá de algún priísta nacionalista, pero de los panistas de nuevo cuño, cínicos, hipócritas, que han asaltado el gobierno en beneficio de sus negocios familiares y asociados con empresarios, no tienen ningún interés de debatir, y mucho menos les interesa que la población participe, pues consideran que los mexicanos son tan despreciables e ignorantes que no saben ni lo que quieren y para eso están ellos, para decirles lo que deben aceptar, ni siquiera hacer por que ellos lo hacen por todos y a nombre de todos.

El presidente del PAN, Germán Martínez, ha declarado que “su partido cumplirá con el acuerdo de la comisión de energía, que señala un lapso de 70 días…vamos al dictamen y luego a la votación” , la declaración es por demás aclaratoria, no les importa lo que en esos 70 días se diga, van a votar a favor de la iniciativa sin más, simular para que todo siga igual es cosa de toda mentalidad priísta y panista.

Quién puede confiar en panistas que demuestran todos los días su desprecio a la democracia y a los mexicanos, ahí está el gobernador de Jalisco Emilio González Márquez quien dice: “Yo tengo poco de gobernador, pero a lo mejor ya se dieron cuenta de que a mí lo que algunos poquitos dicen me vale madre. Así de fácil. Yo sé lo que se tiene que hacer en Jalisco”.esto lo dice por las críticas de la CEDH, ciudadanos y la prensa, que opinan en contra de su donación a la iglesia católica con 90 millones del erario público para construir un santuario cristero en Jalisco? Quién puede creer que tomarán en cuenta el debate de los 70 días, si ya han dicho y lo reafirma Germán Martínez, que van a votar la iniciativa presidencial sin cambios?

Quién en su sano juicio puede pensar que es un gran negocio ceder parte de las ganancias de una empresa estatal que tiene grandes ingresos, aún así los panistas y priístas argumentan que PEMEX no tiene dinero, tan sólo en el primer trimestre del año ha recaudado la mayor ganancia de su historia? Por qué ceder las ganancias ahora, cuando el precio del petróleo no va a bajar en el futuro inmediato? Por qué ir en contra de toda lógica y razonamiento estratégico en el mundo, si la industria petrolera en lugar de privatizarse se está estatizando y esta siendo motor de economías como la Rusa, la China, la venezolana, entre otras?

Por qué creerle a Francisco Labastida Ochoa, presidente de la comisión de energía del senado, quien se benefició de un fraude de millones de pesos a PEMEX para su campaña presidencial en el 2000? Por qué creerle al gobierno panista que considera que la corrupción priísta y panista en los últimos 5 sexenios no es un problema estructural de la empresa paraestatal? Por qué creerle a un gobierno panista que considera que privatizar es la solución de PEMEX, cuando esta más que demostrado que la privatización de bancos, ferrocarriles, telefonía y carreteras en nada a beneficiado a los mexicanos y por el contrario, sólo ha beneficiado a sus amigos y familiares?

No es ninguna exageración decir que el futuro de México esta en juego si se privatiza PEMEX, pues depende la seguridad social, la educación y el combate a la pobreza de los ingresos de la empresa. Un país sin recursos energéticos no tiene futuro, viviríamos dependientes de las empresas privadas que burlan el fisco de una y mil formas, en asociación con los políticos rapaces mexicanos, que no sólo no tienen escrúpulos para mentirle a los y las mexicanas, sino que con tanto cinismos desprecian la crítica y la participación como lo hace en Jalisco su gobernador

Los falsos debates han sido demostrados, ahí están los Acuerdos de San Andrés, los zapatistas hablaron en el Congreso en 2001, pero eso no les valió para cambiar la decisión, y los diputados volvieron a humillar a los mexicanos y a los pueblos originarios al negarles sus derechos colectivos; ahí está el Fobaproa que legalizó un robo descarado de los banqueros y que hoy estamos pagando con intereses todos los mexicanos; ahí está le reforma a radio y televisión, hablaron los interesados pero los legisladores detuvieron la reforma al sentir la presión de los empresarios y sigue congelada por el chantaje, ese sí, de las grandes cadenas de radio y televisión.

Si los mexicanos no somos capaces de defender el patrimonio de nuestros hijos hoy, no seremos capaces de vivir en una verdadera democracia participativa, y seguiremos sufriendo los agandalles de una clase política cínica, corrupta, de unos empresarios rapaces y con visión de corto plazo, por eso la defensa del futuro es hoy y no mañana, si es necesario cerrar las Camaras a pesar de las criticas, es mejor que simular un falso debate, es mejor que dejarse aplastar por una mayoría panista y priísta que en nada piensan en el beneficio común, y que han demostrado a lo largo de la historia, que lo único que cuidan y privilegian son sus intereses de grupo o familiares.

Yo no soy obradorista ni me interesa, pero tampoco soy un pendejo como para no darme cuenta de lo que pretenden hacer con PEMEX y con la renta petrolera la derecha en el poder y sus aliados, esos priístas que durante décadas saquearon ésta empresa de todos los mexicanos.

Animación elaborada por el equipo de La verdad sea dicha sobre algunos puntos relevantes en el tema del petróleo y PEMEX, ahora que pretenden los panistas y sus amigos entregarle las ganancias a las empresas privadas.