lunes, 30 de junio de 2008

Guanatos funky o de cómo se llega a un lugar sin proponerselo

Cabalgo sobre sueños innecesarios y rotos,
prisionero iluso de esta selva cotidiana
y como hoja seca que vaga en el viento,
vuelo imaginario sobre historias de concreto,
navego en el mar de las cosas exactas,
voy clavado en momentos de semánticas gastadas

y cual si fuera una nube esculpida sobre el cielo,

dibujo insatisfecho mis huellas sobre el infierno


Rodrigo González

El otro día platicaba con una amiga sobre las coincidencias, los caminos de la vida y el misticismo que puede encerrar una serie de circunstancias, eventos, seres y criaturas que nos hacen pensar en que alguien o algo ya había trazado la ruta de antemano, yo me quedé rumiando sobre el karma y sus karmatronics, y ahí, en medio de la platica, el pretexto para todo el rollo que me aventé estaba Guanatos, más conocido como Guadalajara, pasando antes por Mixecalpan de las bandas Oaxaca.


Como dice mi abuela, uno propone y Dios dispone, por que justo cuando estaba racionalizando todo mi malestar en el DF, con mi historia vivida en el regreso a la capirucha, los deseos mal logrados, pensándome un mequetrefe y la añoranza de aquella terracería, los dialectos y sus misticismos, se me apareció primeramente aquella bodacumpleaños en la sierra Mixe, para pasar luego de la tierra del mezcal a la del tequila…salud!

Fue un accidente de la vida? Una conexión cósmica? Una perra coincidencia? Un desatino controlado? O aquel lugar común budista de, piensa positivamente y tendrás buenas vibras? Como sea que fuera, el comienzo tuvo que ver con dos incidentes insidiosos de la vida, el primero, la enfermedad de la madre de una compa de mi oenege a quien le deseo las mejores de las suertes, que tuvo que partir por varios días para su tierra dejándome a cargo de algunos de sus compromisos, a los que iba como bateador emergente, el otro, a mi bocaza florida y mi impropia posición políticamente incorrecta, o como decía positivamente Adriana, a ese don irónico que tanto humor negro e imprudencias cometidas me ha traído.



En una de esas reuniones a las que fui como bateador emergente, suplente, cambio necesario, relevo irrelevante, conocí a un cuate, primero me llamó la atención su rubia melena, luego su voz rasposa de buen fumador empedernido, más después su entusiasmo y por último su nombre, que coincidía con dos personajes con el mismo name, el uno, un cuate que conocí en alguno de mis viajes sin boleto ni camión, de esos que uno se anda pintado de azul y saltando como venado, el otro, un fulano que me ayudo a recordar la i de Chiapas.

La reunión a mi me pareció en un primer momento irrelevante en mi vida, pues estaba de mero chaperón, acompañante con más limites que libertades, pero conforme fue avanzando pues uno como es uno se emociona, y cuando se da cuenta ya estas hablando de lo que se puede hacer, de lo que no sirve, de lo que hay que enterrar y las preguntas de quien quiere entender de qué va, pa´ saber cómo se acomoda.

De aquella reunión el Marco y yo salimos comentando algunas de las ideas vertidas en la misma, chido el cuate, pensé pa´ mis adentros, luego pasaron los días, la compa se fue y yo me quedé a la segunda sesión, y ahí nos conectamos más, con esa libertad que uno siempre disfruta de criticar a la CND, las oeneges, las agencias financiadoras, la eterna disyuntiva de ponerle prioridad a lo de abajo y menos a lo de arriba, pos´ como dice la canción: yo pa´ arriba volteo muy poco, tu pa´ abajo no sueles mirar…


Lo que puedo decir es que no es mía la foto, es de unos compas brasileños.

La cosa es que el Marco me invitó al taller de comunicación popular en Guadalajara, tierra de grandes cineastas, de malos curas, de la Muestra de Cine Mexicano, de gobernadores cínicos y mochos, de tequila sin denominación de origen, de güeritas buenonas y mochas, de canta autores irreverentes y poetas iracundos, un taller donde estaba invitado no sólo yo, sino no es taller, sino cuates desde Coahuila hasta Chiapas, pues a mi nomás me brillaron los oclayos, la boca comenzó a salivar, la cabeza a dar vueltas, y cuando me di cuenta ya había dicho que a Wilson dijo el gringo!!, voy!!…

La mera neta, verdad, sinceramente sin ser demente, la necesidad de salir de estas tierras me era muy necesario, más después del reventón Mixe en Oaxaca de los libres que me había lampareado el deseo y me hacia cosquillas en la barriga, pos´ me di a la tarea de convencer sin vencer a la bandera de mi oenege pa´ que dieran el is barniz, o sea, que me dieran el si sin compromiso ni boda, me dieran el permiso como si fuera adolescente que quiere por primera vez llegar después de las 12 de la noche de una party. Lo logré y dejé a mi cordi como madre, dudosa, de esas que no sabe si hizo bien en dar su manita a torcer por que el chamaco seguro que llega pedo del reventón.


Talleristas en plena actividad, ya no muy me acuerdo de qué....Foto: Miguel

Y pues que me lanzo como pelota de frontón para Guanatos, con la ilusión de que el encierro en una escuelita jesuita sus paredes fueran más chicas que nuestra capacidad lúdica y desmadrienta, tanto bato loco junto seguro traería como consecuencia mil propuestas y una iniciativa creativa. Y pues así fue, la cosa con la bandera de Michoacán, de Coahuila, de Chiapas, de la capirucha, de Guanatos, de Cuba, del edomex, estuvo llena de relajienta pachanga, de incisiva opinión crítica de la comunicación, de insistente cuestionamiento a las pretenciosas pretensiones oenegeneras, de intercambio de experiencias malogradas y las que sí tuvieron resultados, de planes, planas, planetas y palancas.

Cantando no hay reproche que nos duela,
se puede bendecir o maldecir,
con música la luna se desvela
y al sol se le hace tarde pa´ salir…


Pedro Infante

La mera neta del planeta es que el espacio fue muy libre y hasta libertario, se podía decir puto sin que a nadie le diera remordimiento de genero, se podía uno reír de la desfortuna propia y ajena, se ponían las canciones sobre la meza y las chelas sobre el paradigma, metáforas en los objetivos, improvisación en la planeación estratégica, ponerle chistes a la espistemología, valor de cambalache a la semiología, cuernos a la formalidad, pintarle güevos a las certezas, y con todo eso sacar una propuesta muy en serio y en serie.

Así mero nos sentíamos por las noches, mero baile y bulla, reflexión y canción

Las morrillas y los morros resultamos más lúdicos que un cuadro de Dalí, las sesiones eran una jornada de cerebrearle y decir cosas brillantes como el lustre de mis zapatos, de interpretaciones checaspachecas de un tema-zcal, de briosa tierna furia, de indignación cantada, de desamor con acompañamiento de charanga, de teatro callejero con perros y coladeras de por medio, de besos con sombra chinesca, de patafisica y sicomagia, de anécdotas dignas de un guión de Fellini, de improvisaciones que generarían la envidia de cualquier teatrero universitario o de algún llanero solitisimo del Cleta .

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Eduardo Galeano

El encuentrotallerintercambio tuvo mucho de carnaval de la comunicación, mucho de propuesta ecléctica, de compromiso sin vestido blanco, de deseo y consenso; la mera verdad que seguro a quien nos viera les generaría duda que lográramos algo que no se quedará en aquellos muros de meditación católica, de tabiques rojos, de zalamera resignación, pero nel pastel, que va ocurriendo un segundo contacto, más después que luego un tercero y hay en puerta un cuarto, no encuentro de esos oenegeneros, entre academicista y foro para el lustre personal: iren soy muy cesudo, iren yo si sabo de lo que hablo, iren que bien articulo los conceptos, iren la propuesta desde la base definida de antemano por la agencia financiadora, nelson mandela, sino de aplicar lo que se dijo que se hace sin planeación estratégica, ni modelo de planeación participativa.

Los talleristas poniendo algo de atención. Foto: Miguel

El contacto más intenso e intensivo se dio mero justo en Temacapulin, so pretexto del V encuentro nacional del MAPDER, donde se montó la radio, se hizo foto y video con los párvulos del pueblo, se montó la exposición de la historia del lugar con los jóvenes de fuera y de dentro, se dio la cantadera y la composición a la luz de la luna y unas cerbatanas bien elodias. Se dejó girando al pueblo y a quienes fueron participes de semejante irreverencia…con el amparo de la virgen de los Remedios y el señor de la Peñita.

Carlitos recibiendo su primera clase de video. Foto: Jazmín

Tu no tienes la culpa mi amor que el mundo sea tan feo,
tu no tienes la culpa de tanto tiroteo…
tu no tienes la culpa mi amor de tanto cachondeo,

tu no tienes la culpa mi amor vamonos de jaloneo…


Manú Chao

Pero no se vayan creyendo que fue puro relajo sin ver pa´ atrás, ni pa´lante, detrás de todo lo que sucedió en el encuentrotallerintercambio y más luego en Temaca va en la misma dirección, cómo se construye la rebeldía y la resistencia, cómo seguimos alimentando el debate y propuesta de la comunicación popular, cómo se construye la acción social frente a una compleja relación entre el poder y las clases subordinadas, cómo se enseña al tan traído y llevado pueblo a ser creador de su propio destino, a ser participe de su propia historia, pero más que a serlo así como si uno llevara la luz a las cavernas del “ignorante pueblo”, o sea como mero Mesías, a que las mismas personas puedan interpretar sus propias claves de fortaleza, a lo que se ha dado en llamar el empoderamiento, a eso apuesta el colectivos de comunicadores populares, sin mesiánicos liderazgos, sin corporativa participación.

Casi al final, nos sentíamos como la patrulla científica de Ultraman

Y a todo esto, dónde quedó el principio de este metarrelato? Pues algo muy simple, yo hace muchos años, en mi proceso de formación académica y a la hora de la escribidera de mi tesis, me encontré un libro que me sorprendió y me maravilló en su momento, que me puso muchas preguntas en la cabeza, desdibujó muchos mitos y malos entendidos, La flecha en el blanco de Miguel León Portilla, donde relata la primer rebelión indígena en América, la guerra del Mitzón, una rebelión de los indígenas originarios de las tierras que hoy son Jalisco.

La rebelión tenía como objetivo expulsar a los europeos de éstas tierras, allá a principios del siglo XVII, una vez que se dieron cuenta de que eran muy pocos barbudos mugrosos caras pálidas, y que los meros originarios de estas tierras eran poco más de un chingo, los indígenas comenzaron a enviar emisarios a las lejanas tierras del sur y el norte para crear la gran alianza que lograra la expulsión de los codiciosos invasores…me recuerda a los gringos en Irak.


Pero quiso la historia que los cacharan al mero principio de su rebelión, que les agarran a unos enviados y les sacan la verdad de su encomienda, así con lo que hoy se llama tortura y tiene su declaración en la ONU, por que en aquellos tiempos los europeos pensaban y defendían que los naturales no eran ni personas pues, y que les cae todo el peso del acero y la pólvora europeo, ahí mero murió Pedro de Alvarado, aplastado por su caballo según León Portilla, según el mito que se cuenta en Jalisco, murió por las flechas de los indígenas rebeldes…uno tiene pa´ escoger que le gusta más si el mito o la historia.


En mi cabecita siempre estuvo la curiosidad de conocer aquel lugar, y justo cuando estaba racionalizando el DF y mi año en él, salieron las cosas que me llevaron a conocer el sitio, a conocer la resistencia actual, a enlazarme con otros locos como su servilleta, a subirme otra vez en el tren de la historia, a decir que por algo yo tenía que conocer ese lugar, a esos y esas compitas con su locura lucida (I´m remember FI´s), a que lo poco que sé sirve de algo dijo un calvo, que mis pasos estaban dirigidos hacia allá sin saber que todos esos años de resistirme a conocer la ruta cristera habían sido mero prejuicio, a que todo en un momento se acomodó, o como digo, cuando dos caminos se cruzan y dos o más personas se encuentran es una maravilla en la que todo el universo se ha dedicado para que suceda.

Y dejo una de Bersuit para rumiar....


No hay comentarios: