martes, 11 de agosto de 2009

Sueño sin dueño


Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a la luz continua, para que crescan más rápido. En las fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar.


Eduardo Galeano

No hay comentarios: